You are viewing pequegotic

Previous Entry | Next Entry

El Elefante de la suerte.


El elefante es objeto de diversas supersticiones de signo favorable, para lo cual la figura que lo representa debe tener la trompa levantada.

El origen de este amuleto está en el Dios Hindú Ghanesa. Se cuenta en la mitología Hindú era hijo del dios Shiva y la diosa Parvati. Se distinguía por ser muy obediente a las ordenes que le daban sus superiores y profesaba un gran amor a su madre. A Parvati le gustaba quedarse sola en su palacio y para que nadie la molestara ponía a Ghanesa de centinela en la puerta con la orden de no dejar pasar a nadie y así evitar ser molestada. En cierta ocasión mientras su madre se bañaba él cuidaba su intimidad tratando de que nadie irrumpiese en la casa. Cuando su padre Shiva quiso entrar en el palacio, Ghanesa le negó la entrada pues no tenía la autorización de su madre. Shiva se enfureció y con su espada le cortó la cabeza que saltó y rodó por una pendiente hasta desaparecer. Parvati al oír los ruidos del altercado salió del palacio y encontró a su hijo muerto, decapitado y ensangrentado por ser fiel y obediente a las órdenes que había recibido. Shiva, aunque violento e irascible, poseía un corazón bueno y arrepentido por su acción mandó a un servidor que le trajese la primera cabeza que encontrase. El criado lo primero que encontró fue un elefante. Le cortó la cabeza y se la llevó al dios quien la puso de nuevo sobre los hombros de su hijo para resucitarlo. Desde entonces Ghanesa dejó de ser un hermoso joven de rostro humano para convertirse en un hombre rechoncho con cabeza de elefante, cuatro brazos, larga trompa y orejas grandes. Ghanesa vivió feliz y así se le representa en esa religión, donde es considerado como “el que abre los caminos” y “el destructor de obstáculos”.



Otro rasgo es que posee un sólo colmillo y eso se debe a que un día, después de haberse atiborrado de dulces (no por gula, las golosinas provenían de las ofrendas y simbolizan el elemento espiritual), se cayó y se le reventó la barriga, esparciendo los dulces a su alrededor. Entonces la Luna y las estrellas estallaron en risas y el dios, enojado se arrancó un colmillo y se lo arrojó a la Luna.

Otra leyenda de la mitología hindú, dice que los primeros elefantes volaban y se esposaban con las nubes. Sin embargo, un día un grupo de elefantes se poso en una rama bajo la cual un santón enseñaba a sus discípulos. La rama se rompió y al caer sobre los discípulos mato a varios; el santon, enclerizado, pidio a los cielos que quitaran las alas a los elefantes; asi ocurrio, pero entre ellos y las nubes continuo la amistad, por lo que siguen pudiendo hacer que sus antiguas companeras descarguen lluvias. Por esta bendita facultad, son venerados todavía en toda la India.

Tal vez por este hecho de ser el guardián de la casa cuando su madre deseaba estar sola, los amuletos que se confeccionaban con su imagen y posteriormente las figurillas de elefante en su forma animal están tan estrechamente relacionados con la protección del hogar y de la familia y su uso para estos fines está ampliamente extendido. Sin embargo para que el amuleto diese buena suerte, la figura del elefante tenía que adoptar una postura determinada. Tenía que estar de pie, en posición de marcha y con la trompa levantada y doblada hacia atrás. Según se cuenta la trompa levantada es muy importante porque impide que la buena suerte se escape y se vaya hacia abajo desapareciendo. Cualquier otra postura nada tenía que ver con la magia que el animal otorgaba a quien lo llevase. Los colmillos también son muy importantes, ya que son símbolos de poder, representan la fuerza personal, la defensa contra el mal y ese fuego interior que nos hace luchar contra la adversidad.



Para proteger el hogar:
Si se quiere proteger la casa de robos y alejar las energías negativas, hay que conseguir dos estatuillas o láminas de elefantes, que sean idénticas. Hay que colocar una a cada lado de la puerta, asegurándose que tengan la cabeza hacia la entrada (como si estuvieran observando quien entre), aunque hay varias teorías sobre como colocar los elefantes. Ya sea de cara a la puerta (recibiendo la buena suerte) o de cara al interior de la casa (haciendo entrar a la suerte), es símbolo de buena suerte, longevidad y sabiduría, también sirve para alejar envidias, ser resistente a la adversidad y a tener paciencia. Los elefantes blancos son considerados en todos los países del sudeste asiático como portadores de la buena suerte.

Ritual para atraer el dinero:
*Cada día 29 del mes se pone en la trompa del elefante un billete, el de menos valor que se tenga (p.e. en España sería de 5€, en EEUU de 1$, etc.). El billete previamente se habrá doblado en dos a lo largo, diciendo: “que se me multiplique en cien” y luego doblado a lo ancho diciendo. “que se me centuplique en mil”. Al siguiente mes, el día 29, lo cambias por uno nuevo y te gastas el dinero.

*Con los sueldos de hoy en día es natural que el dinero no alcance y cueste llegar a fin de mes; lo que hay que hacer es colocar un billete enrollado (de la moneda y valor que se quiera) y colocar encima, a modo de pisapapeles, la estatuilla de un elefante. Hay que realizar este hechizo en Luna Creciente. Si queremos potenciar los efectos del hechizo, colocaremos una vele verde al costado durante siete días.

Para que se cumplan los deseos :

Una costumbre tradicional en los países en donde se venera a los elefantes, es preparar ofrendas con un plato de arroz y un ramo de flores entre sus estatuas. Ese simple ritual hace que nuestros deseos se hagan realidad y obtengamos éxito en nuestros proyectos.

Comments

Latest Month

March 2009
S M T W T F S
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
Powered by LiveJournal.com
Designed by chasethestars